Rodion Romanov

La Verdadología de las Enredaderas Sociales

In Falacia, Redes Sociales, Sesgo de Confirmación on mayo 8, 2015 at 10:00 am

(El título de tres partes ya promete ser enredoso… MI clase predilecta de Post)

Las redes sociales no existen. Existen las enredaderas sociales, nunca ninguna red social ha servido para arreglar ningún problema. A veces, muy a veces, han servido para juntar a mucha gente que piensa igual y de allí inicial algún acercamiento a una acción mas o menos real (La primavera árabe, me viene a la mente), pero no es la red social la que hace eso. La red social y los enredosos que la componen más comúnmente sirven para ver vestidos azules y negros color blanco y dorado (o viceversa). Sirven para magnificar y enredar temas, sirven para enarbolar causas, para crear mártires, para esculpir (¿escupir?) verdades incontrovertibles apoyadas de (huy) followers o de (huy) retuits o de (huy, huy, huy) hashtagses y trendingtópicos.

“De inmediato, la fronda tuitera cortó de sus ramas los frutos de la suspicacia y la denuncia.” Lo resume bien Gil Gamés

Nos encanta confundir la resonancia con verdad. (Si suena a verdad, es decir si suena a algo que yo a creía, debe ser verdad. Sesgo de confirmación, pues)

Y no sólo no leemos decentemente, no leemos.

El post originalmente trataba específicamente la manera de abordar el (último) Caso Aristegui, pero así en abstracto también funciona.

Anuncios

Matrimonios igualitarios, mejor no.

In Uncategorized on mayo 6, 2015 at 10:24 am

¿Y si en vez de buscar llevar a los gays (ele, ges, bes, tes y otros derivados que mi imaginación [o heteroinflexibilidad] no abarcan) a la arena del romanticismo es a las parejas heterosexuales a la areana de las reformas en derechos civiles?

¿Que pasa si en lugar de crear matrimonios homosexuales (igualitarios, les dicen los que no se quieren meter en hunduras), desaparecemos los matrimonios en general?

¿O es que acaso es misión del estado legislar en temas de sentimientos, conveniencias y empelotamientos?

Dar seguridad jurídica a personas que deciden compartir sus recursos y sus intereses personales, eso sí. Entonces, hagamos sociedades de convivencia donde dos o tres o más personas a las que el estado sólo reconozca como personas, sin distinguir si tienen (o tenían) escrotos o sus úteros, firmen en sus términos para compartir (se me ocurre de botepronto) créditos hipotecarios, gastos de manutención, acuerdos de separación de bienes de manera estandarizada y acuerdos de fidelidad de manera particularizada y de acuerdo a la forma en que decidan convivir por convivir.

PS. Estamos en plenas elecciones y el desencanto me invade respecto de las campañas. No le veo pies ni cabeza al mounstro partidista. No me inspiran ni un maldito post. Pero eso parece ser bueno, parece que nos da oportubidad de concetrarnos en temas de más largo plazo. El partidismo (como las religiones) se irán extinguiendo naturalmente, necesitarán un empujón en el camino, y se los daremos.

It’s all Semantics

In Izquierdosos, Legislacion, Pacto por México, partidocracia, PRI on diciembre 16, 2013 at 12:10 pm

It’s all semantics! reza una expresión muy gringa (o muy en inglés, para el caso)

Cuando una discusión se reduce a matices de su forma o cuando algo que debería tener sustancia, materia, consecuencias se empieza a reducir a su forma; la discusión se convierte en semántica. La semántica como tal, es otra cosa. Pero, para fines de éste post, me refiero específicamente a la forma que resulta de esa muy bonita expresión.

La administración de Peña Nieto ha estado trabajando en el reformismo este año. Se inventó el Pacto por México que no es mas que cambiar semanticamente el nombre del cochupo entre partidos y hacer como que se transparentan los acuerdos que de todos modos y desde siempre se deciden entre cúpulas y que llevan luego a discusiones meramente ideológicas y semánticas en las comisiones y en el pleno del congreso mientras que los alcances de cada una de las reformas, exhortos, iniciativas, repartos y todos los otros subproductos de la actividad camaril ya fueron acotados entre una cantidad de personas más o menos similar a los que ahora conforman “el pacto”.

En el pacto nacieron las reformas que ya se aprobaron y las que se están aprobando mientras los demás nos preocupamos de nuestra cotidianidad. Y no importa cuanto nos insistan los noticieros que viven del gobierno ni los que se desviven contra el gobierno en decirnos las virtudes y los defectos de las tales reformas, para nosotros no son mas que textura en el paisaje. No tenemos, ni tendremos en el corto plazo, capacidad o intención de hacer que las reformas no pasen y/o que las reformas contengan las leyes necesarias para crear el México Mejor que sólo sabemos soñar.

It’s all semantics, les digo!